Caudania - cómo deben ser los muebles para gatos

 Primero, una gran verdad: los gatos domésticos andan a sus anchas por la casa y cualquier mueble puede servirles para jugar, trepar, rascar o dormir. Tu casa es realmente SU casa. Y aquí una segunda verdad: los gatos domésticos tienen que cubrir todas sus necesidades en un espacio más o menos reducido, y a menudo requieren de muebles diseñados para ellos.

Los gatos buscan por instinto, y según el momento, el lugar más cómodo, más tranquilo, más caliente, más soleado, más alto, más seguro… Puede que seas de esas personas que no tienen problema en compartir sofá, sillas, sillones, estanterías y cama con su gato (yo soy de esos). Con todo, es bueno también proporcionarle un espacio específico para él.

Cada vez hay más opciones para que el minino doméstico duerma placenteramente, escale, rasque, coma o vaya al baño. Si nos decidimos a comprar un mueble para nuestro gato, conviene tener en cuenta algunos aspectos prácticos, más allá del aspecto estético del mueble:

 

EDAD DEL GATO

Hasta un año: los primeros meses de vida de un gato son puro juego y aprendizaje. A base de probar y darse golpes, aprende a saltar y escalar. Dicho en otras palabras: tu casa, y tus muebles, se convierten en campo de entrenamiento gatuno. Por experiencia, es en este primer año de vida donde más debes proteger tus muebles de sus garras. En esta fase de su vida, es muy recomendable adquirir muebles y accesorios específicos para gatos que inciten al juego, y que juegues mucho con él. El comedero debe estar adaptado a su altura y más vale que tengas dos o tres rascadores repartidos por la casa.

Edad adulta: el gato ha adquirido unas dimensiones más o menos estables, sabe desenvolverse con soltura y se vuelve más cuidadoso. Seguramente ya tiene sus espacios predilectos y sus manías. En esta fase, yo recomiendo adquirir una torre o un árbol (éste es el que nosotros proponemos) y colocarlo junto a la ventana (mirar por la ventana será su Netflix). También puedes gatificar parte de tu casa instalando pequeñas repisas para crear circuitos a lo largo de la pared.

Vejez: a partir de los 10-11 años de vida, hay que prestar más atención a los gatos. Incluso si se mantienen sanos y ágiles, hay que vigilar más su salud y su alimentación. Parece que les ha picado una mosca tse tse porque pasan aún más tiempo descansando y durmiendo, ya no hacen tantas acrobacias como antes y no sienten la necesidad de escalar tan alto. Quizás sea el momento de cambiar el arenero por uno un poco más bajo y de poner varias camitas donde antes no habías pensado, más cerca de fuentes de calor.

PESO Y MEDIDAS DEL GATO

Los kilitos y el volumen de tu gato pueden llegar a ser importantes para elegir algunos muebles y accesorios, sobre todo las camitas, las torres y las repisas. Si tu gato es más pequeño o más grande que la mayoría de los mininos, debes tener esto en cuenta antes de comprar cualquier mueble.

Un gato común europeo, por ejemplo, mide unos 80 cm de largo (de nariz a la punta de la cola) y su peso ideal se encuentra entre 3.5 y 4.5 kg. Los gatos persas y siameses no se alejan mucho de estos rangos. La raza más grande es, con diferencia, la Maine Coon. Un gato adulto Maine Coon mide fácilmente 1 m de largo y tiene un peso de entre 4.5 y 11 kg.


MATERIALES DEL MUEBLE

Si haces un poco de investigación, verás que la mayoría de los muebles para gatos emplea uno de estos materiales:

Aglomerado: este material se compone de fibras y restos de madera a los que se les ha añadido algún tipo de pegamento (resina o cola) para dar consistencia. Es el material más barato. Se le añade una capa de pintura acrílica para hacer que la superficie sea impermeable.

Contrachapado: este material se crea a partir de finas láminas de madera cruzadas. Es un material más resistente que el aglomerado, ofrece mejores prestaciones y resulta más estético.

Plástico: se emplea principalmente para los areneros por temas de higiene. 

Cartón corrugado: cada vez se utiliza más para fabricar rascadores y camitas. Es muy barato aunque su periodo de vida es menor en comparación con la madera.

Sisal: es una fibra vegetal que se usa como cubrir ciertas superficies con el fin de que el gato rasque y se afile ahí sus uñas.


Por resumir, digamos que el plástico conviene para el sanitario/arenero, el cartón y el sisal para el rascador, y la madera y sus derivados para el resto de muebles. Pensando en su sostenibilidad y futuro reciclaje, mi opción favorita es el contrachapado de madera: es resistente, procede generalmente de maderas certificadas y una vez que ha terminado su vida útil se puede reciclar como fuente de energía o para crear tablones de aglomerado.


ESTABILIDAD DEL MUEBLE

Tu gato corre, salta y escala por varios sitios de la casa. Si piensas en regalarle un mueble, éste tiene que ofrecer estabilidad. Por ejemplo, una torre o un árbol debe poder aguantar los saltos del gato. Puede tambalearse un poco pero debe permanecer en su sitio y no inclinarse. Si instalas repisas en la pared, deben resistir el peso de tu gato al saltar ahí.


IMPERMEABILIDAD DEL MUEBLE

Pensando en tu gato y también en ti mismo, los muebles que adquieras deben ofrecer un alto grado de impermeabilidad para facilitar su limpieza y evitar humedades y malos olores (un mueble con olor a orín resulta muy desagradable). En el caso del arenero, conviene que sea de plástico. Si no lo es, cúbrelo con un protector desechable de plástico.

La mayoría de los muebles diseñados para dormir, descansar, jugar, saltar o trepar son de madera o algún derivado de la madera. Es mejor que tengan algún tipo de protección (lacado o barnizado) para que la madera no absorba olores ni humedades.


RECOMENDACIONES PARA TI

Cuando vayas a comprar un mueble para tu gato, piensa en él… y también en ti. Hazte estas preguntas:

¿Será fácil de limpiar? De vez en cuando querrás limpiar el mueble y quitar los pelos. Visualiza cómo lo harás, qué productos vas a necesitar y si podrás acceder a los diferentes rincones del mueble fácilmente. Los muebles de madera barnizada y los de plástico son relativamente fáciles de limpiar. En el caso de los muebles de Caudania, aquí tienes nuestras recomendaciones de mantenimiento y limpieza.

¿Me gustará a mí? El mueble que compres tiene que ser funcional para tu gato, pero a ti también tiene que gustarte. Si te has molestado en tener una casa a tu gusto, no la destroces con muebles feos. Francamente, muchos de los productos para gatos disponibles hoy son feos. Busca ese mueble que pueda entonar con el resto de la casa, o incluso que le dé un toque de diseño.

¿Cuánto va a durar? Hay muebles muy baratos pero de ínfima calidad. Piensa que tu gato los va a disfrutar durante años. Madera contrachapada, madera maciza y plástico son materiales duraderos.

 

¿Quieres hacer tu hogar más acogedor para tu gato y para ti? Te animo a que descubras los productos disponibles en la tienda Caudania.com diseñados para tu gato y para ti.

Deja un comentario

Todos los comentarios son moderados antes de ser publicados. No dudes en revisar nuestra Política de Privacidad