Gatificación: cómo adaptar tu hogar para hacerlo más habitable para tu – caudania

Gatificación: cómo adaptar tu hogar para hacerlo más habitable para tu gato


Blog de Caudania cómo gatificar tu casa

Ya hemos visto lo que es la Gatificación, vamos a ver ahora cómo podemos gatificar nuestro hogar.

  1. Observa a tu(s) gato(s)

Cada hogar es diferente, lo mismo que cada gato, así que no es fácil dar consejos que valgan para todos. Eso sí, antes de decidir qué cambios vas a hacer en tu casa para convertirla en el hogar perfecto para ti y tu gato (o tus gatos), conviene que observes bien su comportamiento. Presta mucha atención e intenta descubrir si hay puntos peligrosos, zonas de emboscada y callejos sin salida. Si existen, esto es lo primero que debes resolver. El segundo consejo es que hagas cambios poco a poco, de forma gradual, no vaya a ser que tu gato no responda a esas modificaciones como tú habías pensado. 

  1. Soluciona los espacios de peligro

Por mi propia experiencia y viendo también los apartamentos de mis amigos con gatos, creo que éstas suelen ser las zonas calientes:

  • Ventanas y balcones abiertos: seguramente representan el lugar más peligroso de la casa. Aquí es donde aplica el refrán ‘la curiosidad mató al gato’. Aunque son precavidos, si ven un pájaro o una mosca su instinto cazador les puede llevar a arriesgarse demasiado. Pon redes de protección si quieres abrir tranquilamente las ventanas.
  • Pasillos: son zonas de paso para todos. Si se trata de un pasillo estrecho o con forma de L, puede ser lugar de conflicto cuando hay más de un gato. En este caso se recomienda crear un circuito alternativo al suelo. Puede ser un pequeño mueble al que se pueda subir o unas repisas convenientemente colocadas,
  • Cocina: hay que tener mucho cuidado con este espacio. Aquí tu gato puede encontrarse con utensilios de cocina peligros, aparatos eléctricos encendidos, vitrocerámica caliente, comida a su alcance, etc. Intenta mantener la cocina recogida y limpia, y mándale bajar cuando lo veas husmeando por ahí.
  • Cuarto de baño: a menudo es el espacio más pequeño de la casa, con muchos productos químicos, olores y humedad. Incluso a veces hay una lavadora. Por todo esto, no parece el lugar más adecuado para poner la comida o una camita, por ejemplo. ¿Tienes el arenero aquí? Si hay más de un gato en casa, puede que se sientan acorralados. Intenta encontrar otro sitio, si es posible.
  • Salón: es el lugar donde tu gato pasa más tiempo cuando estás tú y tal vez el menos conflictivo porque hay muchos muebles y elementos por donde un gato puede buscar la salida.
  • Dormitorio: no suele ser una zona conflictiva para tu gato, al contrario. Solo te diré que tengas cuidado con los armarios: a mi gata le encanta meterse en los cajones y en un par de ocasiones la dejé encerrada un rato sin darme cuenta.
  1. Crea circuitos, descansillos y destinos

Una vez que has corregido los espacios calientes, piensa en cómo puedes regalar a tu gato un hogar más acogedor pero sin caer en el peligro de convertirte en la loca de los gatos. Tú me entiendes. Aquí van estos pequeños trucos:

    • Juega con tus muebles: tu gato ya se sube a la mayoría de los muebles. Piensa en cómo podrías colocarlos para que conformen un circuito por donde pueda desplazarse sin necesidad de pisar el suelo.
    • Pon una o varias repisas en sitios estratégicos: no siempre puedes desplazar los muebles donde querrías, ¿verdad? Además, también tienes que pensar en vertical. Las repisas son un excelente producto para crear circuitos, descansillos y miradores.
    • Repisas junto a las ventanas: si las vistas son entretenidas, tu gato pasará horas aquí.
    • Repisas por encima de los radiadores (pero no directamente sobre ellos): en invierno le encantará estar al calorcito. Además, los radiadores se colocan casi siempre debajo de las ventanas, así que tendrá calor y vistas.
    • Repisas con efecto escalera: si quieres crear un efecto escalera con repisas, no las pongas ni muy juntas ni muy separadas. Mi recomendación es que utilices la altura de tu gato como referencia. Si mide 35 cm, puedes dejar esa distancia entre la de arriba y la de abajo. También conviene que el lateral de la repisa de arriba coincida con el lateral opuesto de la de abajo.
    • No te olvides del destino: para animar a tu gato a desplazarse por el circuito, conviene que en un punto del mismo haya un aliciente adicional. Puede ser un cuenco con comida o una camita súper cómoda.

Aquí abajo van unos ejemplos (encuentra más ideas in Instagram con #catification)

4. Acuérdate siempre de los básicos

Si tienes gato, no te pueden faltar estos tres elementos:

Uno o varios rascadores

Un arenero

Un comedero

Si quieres hacer tu hogar más acogedor para tu gato, piensa también en una torre o árbol, una caja de juegos, una camita en altura, miradores... Ya hemos hablado de todo esto en Qué es la gatificación

 

Caudania ha nacido con el objetivo de mejorar la calidad de vida de los gatos y de sus cuidadores. En nuestra tienda, encontrarás interesantes productos que te ayudarán a gatificar tu casa. Si tienes dudas de cómo usarlos, anímate a escribirnos a info@caudania.com

 

¿Quieres hacer tu hogar más acogedor para tu gato y para ti? Te animo a que descubras los productos disponibles en la tienda Caudania.com diseñados para tu gato y para ti.


Dejar un comentario


Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados